Modalidades > Lowball

Tácticas para el lowball

Escrito por Webmaster / 23 de octubre de 2009

Para obtener el mejor beneficio en la práctica del lowball- forma de póquer en la triunfa la combinación más baja- se puede seguir la siguiente recomendación: cuando se juega de entrada, es inteligente subir la apuesta, a fin de obligar a los rivales a echar las cartas y que así les resulte más gravoso el consecuente descarte. Imaginemos una hipotética situación de juego para ver hasta qué punto resulta efectiva esta táctica del lowball.

Tácticas para el lowball

Tácticas para el lowball

Amarga pesadilla

Con una jugada con un 9 como la carta más alta, como por ejemplo, 9-7-6-5-A- combinación que por cierto resulta aceptable, pero no lo necesario para triunfar en una partida promedio- un contendiente en una posición adelantada subirá la apuesta para ir eliminando rivales. Si acaso alguien decide igualar la apuesta, el 9 como más alto permanecerá servido, a la expectativa de que el contendiente quien igualó no esté servido también, y que por lo consiguiente, precise del descarte. Y así, aun tomando una mejor carta en el descarte, el participante servido ha de ser considerado como el más probable triunfador.

La razón estriba en que, quien se ampara en el descarte, puede perjudicar su propio juego, logrando pareja o recibiendo una carta más alta con respecto a la que contaba en un inicio. Esta es una constante del lowball, el sueño de otras modalidades del poker, aquí es la más amarga pesadilla: mejorar nuestra mano.

Derivaciones y consecuencias

Si el jugador en cuestión ingresa con su jugada inicial y se descarta del 9, solo deberá preocuparse por 16 cartas más que podrían mejorarle su combinación, como por ejemplo, cualquier, 2, 3,4, u 8, con la ventaja de que incluso otro 9, le dejaría en la misma buena circunstancia. De esta forma, quien eleva la apuesta mantiene una clara supremacía. Pero si acaso el segundo jugador hubiese sido quien subiera la apuesta de nuevo, el primer contendiente habría sido el presionado, al considerar que su 9 como carta más alta no era la más conveniente y que estaría poniendo en riesgo sus finchas apostadas. El poker bajo, o lowball requiere de un nivel de destreza mucho mayor que el que se precisa para otras modalidades de este deporte. Exige una serie de lecturas y meta-lecturas de los acontecimientos del juego, que se entreveran en la corriente principal de la partida, hasta su desenlace. Por ejemplo, hay que observar con atención nuestra siguiente jugada, las de los rivales, las consecuencias de una “buena” mano y las posibilidades de empeorar lo más posible hasta alcanzar la victoria.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Sorry, the comment form is closed at this time.