Modalidades > Otros

Para triunfar en el Stud Poker

Escrito por Webmaster / 18 de noviembre de 2009

Sigamos comentando acerca de las mejores estrategias para abordar la segunda variación más popular del póquer, el llamado Stud, que tiene la particularidad de jugarse al descubierto y sin descarte. Obtener una buena posición en la mesa de juego, tal y como sucede en el Draw poker, resulta determinante en el Stud, para conseguir la victoria al final de la partida. Veamos a continuación, de qué manera se presenta esta circunstancia.

Para triunfar en el Stud Poker

Para triunfar en el Stud Poker

Cuestión de oportunidad

Si los rivales a los que les corresponde emitir sus apuestas después que nosotros cuentan con mejores combinaciones, aún sin considerar su carta tapada, es posible que nos presionen con continuos incrementos en las apuestas. Si tenemos la fortuna de estar ubicados en una de las posiciones postreras del ciclo, tendremos la posibilidad de capotear las rondas y arriesgar cantidades moderadas con manos débiles, por ejemplo una pareja baja o una combinación como 10-9-8.

Sin embargo, si acaso nos llega a caer un as en la repartición siguiente, podremos apostar con energía renovada, con la esperanza de alcanzar una escalera. El poker es reconocido como un deporte notablemente intuitivo, sin embargo, dentro de esa generalización, el Dtraw se orienta más hacia lo deductivo, hacia el razonamiento. En cambio, el Stud, sin compra de cartas, es un golpe de corazonadas devastador, que aumenta la adrenalina a niveles insospechados.

Calcular con cuidado

En el Stud se debe calcular con cuidado la probabilidad de mejorar nuestra combinación. Para lograrlo solo se precisa atención y rigurosidad. Por ejemplo, teniendo K (Q), existen 3 reyes y 3 damas que pueden mejorar nuestra mano, sin considerar los ases restantes. A este número de cartas se le resta el total que haya sido repartido de la baraja.

Entonces, si consideramos una partida de siete jugadores, tendríamos 6 cartas posibles, más dos propias, que darían 8. Y así, la operación marcaría 52-8 =44. De estas 44, 6 cartas ya estarán en la mesa de juego. Por lo tanto, las otras 38 cartas no son  útiles para nosotros. De tal suerte que la probabilidad de mejorar nuestra mano con la carta siguiente, son de 6 contra 38 de no conseguirlo.

Si la ganancia lo amerita, y creemos que podremos vencer con reyes o damas, entonces sí que valdría la pena apostar con la jugada que nos correspondió.  Aunque siempre persista el peligro de que algún rival con una pareja, aún siendo baja, lo decida todo al descubrir su carta oculta.

zp8497586rq
Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

3 Comments

  1. […] diversas perspectivas acerca de cuál combinación es la más propicia para iniciar una partida de stud. Una alternativa seria tener un as tapado y cualquier otro naipe a la vista, pero si es el as […]

  2. […] En estas descripciones incipientes se mencionaba un juego efectuado con 20 naipes por cuatro contendientes, prestos para apostar cuál de sus manos resultaría la más fuerte. Conforme se fue extendiendo por los Estados Unidos se presentaron diversas modificaciones en este poker tempranero. La primera de ellas se dio al adoptar la baraja inglesa de 52 cartas. En los tiempos de la guerra civil norteamericana se añadieron complementos como el color, la escalera, los descartes y la variante de cinco cartas o stud. […]

  3. […] diversas perspectivas acerca de cuál combinación es la más propicia para iniciar una partida de stud. Una alternativa seria tener un as tapado y cualquier otro naipe a la vista, pero si es el as […]

Sorry, the comment form is closed at this time.