Modalidades > Lowball

Claves del poker bajo

Escrito por Webmaster / 8 de octubre de 2009

Para comprender a fondo las particularidades del lowball, o poker bajo, conviene considerar la relevancia de la segunda carta. Si tenemos una jugada cuyas cartas más altas ronden el 9-8 o el 9-7-6, nos encontramos ante una combinación más frágil con respecto a una jugada que posea un 9-5 o un 9-4.

Claves del poker bajo

Claves del poker bajo

En el caso de que las jugadas iniciales deban de salirse, por obra de una intensa presión de los rivales antes del descarte, solo podrían recuperarse con un 8 o un 7 como naipes más altos. Por otra parte, las jugadas postreras tienen la oportunidad de alcanzar una “rueda” o un 6 como carta más baja, luego del descarte.


Un poco de suerte, mucha perspicacia

Si nos toca estar en la primera o la segunda posición de una partida, se requiere una buena combinación para abrir, pensando en que por lo menos un rival en la mesa de juego puede elevar la apuesta. Como requisito básico puede establecerse una jugada teniendo a 8 como su carta más alta, o teniendo a 7 y cuatro naipes para cambiar en el descarte.

En otra situación de juego, es factible abrir con una combinación que tenga a 9 como la carta más alta, o que tenga a 8 como más alto y un naipe para cambiar en el descarte. Finalmente, con un poco de suerte, mucha perspicacia y una ubicación atrasada, es posible con un 10 servido como carta más alta, hacerse victoriosamente con el bote. Lo único que se necesita es tener precaución con respecto a los rivales que pasan primero de apostar y luego se deciden a subir, al tener jugadas muy fuertes, con el propósito de obligar a los contendientes posteriores a arriesgarse en el juego.

Jugar con prudencia

En el lowball sirve de mucho atenerse a la sabiduría popular, que enuncia por ejemplo: “cuando tu vas yo voy de regreso”. Y es que en el poker con límite en las apuestas resulta muy provechoso observar con atención los descartes de un solo naipe.

Hay muchas maneras de perjudicar una jugada -el objetivo del lowball-, y por lo tanto, se amerita igualar la postrera apuesta de un rival, aun en el caso de que esto nos implique perder en dos de tres oportunidades. Pero es que casi seguramente, entre dos o tres adversarios con descartes de un solo naipe, es factible que se logre un empeoramiento de jugada. Conviene pues, en estos casos, actuar con prudencia.

zp8497586rq
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Sorry, the comment form is closed at this time.